Bienvenida

Le château d'Agel

Agel Symbole
Edificado en una aldea al pie de la montaña negra, en el centro mismo de la región del Minervois, el castillo de Agel entraba en la serie de fortalezas que prolongaban la resistencia de los señores vasallos del conde de Toulouse en tiempos de la cruzada de los albigenses.
Sus huéspedes, Martine Ecal-Besse y su marido Jean-Marie, les recibirán en el ámbito excepcional de una mansión que, con el paso de los siglos, ha sabido conservar su carácter familial.

Presentación del lugar

En el centro del Languedoc, a 10 kilómetros de la ciudad de Minerve, el castillo de Agel es un espléndido castillo de la Edad Media, con una parte antigua que data del siglo XII. Elevado en el centro del pueblo cuenta con un cuerpo central, cuatro torres y un palomar. Un parque de terrazas de 2 ha, que da al valle del río Cesse y a la sierra Pech, ofrece paseos tranquilos y una piscina para refrescarse.

Si desea adentrarse en el ambiente del aquel pasado, podrá relajarse en los salones amplios o en la biblioteca, dormir en las habitaciones espaciosas y desayunar frente al parque.

Si desea reunirse entre amigos y pasarlo bien o reunirse entre colegas y trabajar, tiene a disposición los salones y las terrazas del parque.

Si desea contraer matrimonio en un marco inolvidable, aquí podrá hacer la recepción y pasar la noche de bodas.

Y si desea permanecer una temporada con la familia o los amigos para disfrutar solos del castillo, puede reservarlo en exclusiva.

Reportaje Château d'Agel France 5

Historia del castillo

Los orígenes del Castillo

An el siglo XII la herejía de los Cátaros o Albigenses se extendió por toda la zona meridional francesa, particularmente en el condado de Toulouse y la región del Languedoc. Ante la propagación de la herejía el Papa Inocencio III envió grandes predicadores y también encargó al legado pontificio,Pedro de Castelnau, llevar acabo un cometido de represión. El asesinato del legado en 1208, condujo al Papa a decretar una cruzada que se verían confiar los “Barones del Norte”.

El castillo de Agel estaba entre las fortalezas que debian prolongar la resistencia de los señores vasallos del conde de Toulouse en tiempos de la cruzada de los albigenses. La pieza más antigua aún conservada revela que en el año 1100, pertenecía a Bernarde, señor de Agel, de Minerve y de Cazelles.

La cruzada fue liderada por Simon de Monfort, el cual emprendió la conquista del Languedoc con una salvajería sin par, en particular durante el sitio de Minerve el 24 de junio de 1210. De paso quemó el castillo de Agel para vengarse de Giraud de Pépieux. Minerve se entregó el 22 de julio de 1210 : 180 cátaros que se hallaban en la fortaleza se precipitaron ellos mismos a la hoguera.

Entre aquellos señores se hallaba Guillaud de Pépieux, señor d’Aigues-Vives y de Agel. El castillo de Agel dominaba la cuenca del río Cesse, camino de Minerve que era uno de los principales apoyos de los Cátaros. Simon de Montfort instó a Aymeri, vizconde de Narbona, a que sitiara el castillo pero Guiraud huyó de noche hacia Minerve, llevándose consigo a dos caballeros franceses que tenía presos.

El tratado de Paris, en 1220, al incorporar el Languedoc a Francia, terminó con las luchas sangrientas y la familia Pépieux, que se salvó de la matanza, pudo restaurar el castillo de Agel. Pues en 1300 se encuentra mencionado en las actas antiguas a un tal Guillaume de Pépieux en cualidad de Señor d’Aigues-Vives y de Agel.

Las transformaciones a lo largo de los siglos

El castillo de Agel ha experimentado a lo largo de los siglos numerosas transformaciones debido a los asaltos guerreros y al incendio.

Así pues las sombrías aperturas de la fortaleza del siglo XII fueron sustituidas por los agradables ventanales del Renacimiento, completados en la techumbre con un coronamiento de balaustres y de capiteles, creando un interior confortable.

En el siglo XVII los marcos del Renacimiento a su vez fueron sustituidos, en la fachada principal, por grandes ventanales de cuadros al estilo de los del Trianon de Versailles.

En el siglo XX el castillo no recibe mantenimiento y el ala norte en particular se va desmoronando.

A partir de los años sesenta, la familia Ecal emprende la rehabilitación sistemática del castillo y de los jardines a lo italiano que lo rodean, para hacerle recobrar la originalidad perdida, dentro del paisaje inmutable que por su luz y su vegetación algo recuerdan la Toscana.

Los señores de Agel

De 1304 a 1432 el Castillo de Agel perteneció a varios señores de la región (Bernard d’Auriac, Guillaume de Molini, Bernard de Maureihan, Bernard de Randulpe, Pierre deBongigosis, Bernard de Haupoul, Bernard d’Aimard).

En 1432, Gabriel de Verseilles, señor de Bise, compra el feudo de Agel a Bernard de Corsons.

En 1543, Pierre y Simon de Beauxhostes compran a su vez el feudo de Agel.

En 1764 se le vende a Jean de Augier, Veguer de Narbona y por vía de sucesión pasa a ser propiedad de la familia Ecal, propietario actual.

El blasón

Blason Agel Jaune
La familia Beauxhostes recibió sus armas (dos manos enlazadas rematadas por una corona) de manos de Felipe IV, el Hermoso, en estas circunstancias : Jean de Beuaxhostes, de origen inglés, entró al servicio del rey de Francia en 127.

Por destacarse en la batalla de Furnes, en 1270, Felipe IV, el Hermoso, le dijo : «le entrego la mano como prenda de la fe que usted y los suyos tendrán en mí y en mis descendientes». Desde entonces, esas manos enlazadas aparecen en el blasón del castillo de Agel y se ven grabadas en el manto de la chimenea monumental del gran salón.

Galería de fotos

El castillo

La vida en el castillo

Los cuartos

El parque

Los matrimonios

+33(0)4 68 91 21 38
Design par
desgins
chevron-downarrow-down